sábado, 31 de marzo de 2018

Gelatina de naranja natural: Juego de blogueros 2.0.

Gelatina de naranja natural

A Carla le gusta la gelatina de fresa que venden en el supermercado refrigerada. La verdad es que a mí me parece agua con azúcar, pero bueno, de vez en cuando le compro... 

La cuestión es que hacía tiempo que quería preparar gelatina casera con fruta de verdad. Y este mes se han dado las circunstancias ideales para hacerlo, las naranjas están en su punto de dulzura perfecto. Así que me he animado con la gelatina de naranja natural. 

La receta, además podéis ver que es de lo más sencilla.  Mientras Kike exprimía el zumo, Carla ha cortado las hojas de gelatina y ha pesado la panela. Yo sólo me he ocupado de las partes en las que había que poner el cazo al fuego.

Vamos con la receta y después os hago algunas consideraciones.

Ingredientes gelatina de naranja natural

- 500 ml. de zumo de naranja recién exprimido
- 50 gr. de panela.
- 6 láminas de gelatina neutra


Gelatina de naranja natural


Elaboración paso a paso

1. Colamos el zumo para quitar la pulpa y lo dividimos aproximadamente en dos partes iguales. En una mitad ponemos a hidratar la gelatina y la otra la ponemos a fuego lento junto con la panela.

2. Antes de que rompa a hervir, retiramos del fuego, añadimos la gelatina hidratada y removemos hasta disolver completamente.

3. Rellenamos los moldes y dejamos enfriar hasta que cuaje la gelatina.


A pesar de la dulzura de la fruta, he decidido añadirle un poco de panela para que los niños encuentren las gelatinas aún más dulces. Pero si la fruta está lo suficientemente dulce para quien la tiene que consumir, puedes no ponerla.

Las láminas u hojas de gelatina pueden sustituirse por agar agar o gelatina neutra en polvo.

Debemos conservar las gelatinas en frío. 

Yo he intentado hacer una especie de polos de gelatina usando unos moldes de cubitos de hielo gigantes. No han quedado mal, y a los niños les llaman la atención, pero habría que añadir al menos dos láminas más de gelatina para que quedasen algo más consistentes. A parte de ésto:

- Para aguantar el palito mientras solidifica la gelatina nos ayudamos de otros dos.
- Para desmoldarlos fácilmente podemos sumergirlos en agua caliente unos de segundos.


Gelatina de naranja natural


Por último, os cuento que con esta receta participo en la edición de marzo de Juego de Blogueros 2.0. Si pincháis en el logo, podéis ver la dinámica del juego.
Además os dejo el listado de los blogs participantes este mes para que podáis disfrutar de un montón de recetas con naranja, tanto dulces cómo saladas:


Un beso,



Eva
Síguenos en tu red social favorita:



domingo, 25 de marzo de 2018

Natillas caseras


Volvemos a robar una receta a un blog amigo de la mano del reto Asaltablogs. Antes de contaros la aventura, os invito a conocer un poco más del reto pinchado en el logo:



Este mes, el blog asaltado ha sido Cocinando para mis cachorritos. No dejéis de hacerle una visita, encontraréis recetas estupendas y muy bien explicadas.



De allí me he traído estas riquísimas y sencillas natillas caseras de vainilla. La receta es prácticamente idéntica a la de Verónica, que podéis ver aquí, pero con una discrepancia: he doblado las cantidades de los ingredientes, porque la primera vez que las hice no me dio tiempo ni a hacerles las fotos. Supieron muy a poco!!! Casi no llegan ni a enfriarse...


Ingredientes natillas de vainilla caseras

- 500 ml. de leche fría
- 100 gr. de azúcar
- 4 yemas de huevo M
- 30 gr. de maicena
- 2 cucharadas de aroma de vainilla



Elaboración paso a paso

1. Mezclamos las yemas con el azúcar y la vainilla. 

2. En un cuenco pequeño ponemos la maicena y la cubrimos completamente y un dedito más con parte de la leche fría. Removemos bien hasta que se disuelva completamente.

3. Ponemos a fuego medio a calentar el resto de la leche y antes de que hierva, añadimos la disolución de maicena. Removemos hasta que coja cuerpo y en ese momento retiramos del fuego.

4. Añadimos las yemas y removemos hasta que se mezclen completamente. Devolvemos al fuego y sin dejar de remover esperamos a que espese a nuestro gusto. Debemos tener en cuenta que al enfríar también se espesan.

5. Pasamos a los recipientes elegidos y si no queremos que se forme costra, o bien ponemos encima una galleta (o trozos de galleta) o cubrimos con plástico en film en contacto con la superficie. 





Las conservaremos en el refrigerador (mientras duren, que será poco).


Así que quedo encantada con mi asalto. Las natillas quedan de vicio, se preparan en un periquete y son  mucho más sanas que las compradas.




Un beso,



Eva


Síguenos en tu red social favorita:





jueves, 22 de marzo de 2018

Fresas bañadas en chocolate

Fresas bañadas en chocolate


Este mes, en el reto color y sabor y temporada del blog Postres originales, las propuestas de las participantes debían tener como ingrediente principal las fresas o las alcachofas. Pinchando en el logo del reto, podéis conocer un poquito más sobre él.


Yo generalmente como de todo, pero las alcachofas son prácticamente las únicas verduras que se me resisten. Así que mi elección de ingrediente estaba clara desde el principio: fresas

La receta que he elegido es apta para todos los públicos: fresas bañadas en chocolate.

Hacer fresas bañadas en chocolate es realmente sencillo, y la combinación de sabores resultante es espectacular. 

Os paso la receta y al final del post os doy ejemplos de para que utilizarlas.

Ingredientes fresas bañadas en chocolate

- 200 gr. de fresas
- 50 gr. de chocolate para postres
- 50 gr. de chocolate con leche


Elaboración paso a paso

1. Lavamos bien las fresas y si vemos que tienen alguna hojita fea la quitamos. Las secamos bien con papel de cocina y las reservamos.

2. Ponemos a derretir al baño maría los chocolates. Una vez derretidos, retiramos del fuego y comenzamos a bañar las fresas. Las cogeremos por el rabo, las sumergiremos por un lado y luego las rodaremos dentro del chocolate, de forma que queden completamente cubiertas. Las dejaremos unos segundos boca abajo para que chorree el exceso de chocolate. Las colocaremos sobre una bandeja, encima de la cual habremos puesto papel de horno. Podemos refrigerar para conseguir que el chocolate solidifique más rápido.



Las fresas las podemos comer tal cual, o por ejemplo hacer brochetas que podemos después decorar con un lacito y servir en una maceta en nuestras fiestas.

También se pueden usar cómo decoración de tartas. Ejemplo esta tarta  Charlotte de limón y leche condensada:

Fresas bañadas en chocolate

Una vez bañadas en el chocolate, las podemos además rebozar con cualquier sprinkle (antes de que endurezca el chocolate). 

Y si buscas más recetas con fresas, aquí puedes ver la revista resumen de las propuestas para el reto.

Un beso,


Eva
Síguenos en tu red social favorita:


miércoles, 21 de marzo de 2018

Charlotte de limón y leche condensada con base de galletas

Charlotte de limón y leche condensada con base de galletas

Un año más, con la llegada de la primavera, os enseño la tarta que he preparado para celebrar el cumpleaños de mi tía Maxi.

Este año, como estoy ansiosa de calor, me he decidido por una tarta muy fresquita, que no necesita horno. Que hay que ir recopilando recetas para el verano.

 No es excesivamente dulce y está muy rica. Además las Charlotte siempre quedan bonitas, con su lacito y su cinta...

La elaboración, a pesar de que veréis que la he dividido en bastantes pasos, es muy sencilla. Si os queréis complicar un poco más, podéis hacer la base y la capa central de bizcocho casero, remojado en almíbar, pero con una de galletas queda deliciosa.


Charlotte de limón y leche condensada con base de galletas



Ingredientes Charlotte de limón y leche condensada

- 150 gr. de bizcochos savoiardi.
- Leche para remojar los bizcochos
- 300 gr. de galletas de mantequilla.
- 150 gr. de mantequilla.
- Zumo recién exprimido de dos limones medianos
- Ralladura de un limón
- 350 gr. de queso cremoso
- 400 gr. de leche condensada
- 3 láminas de gelatina

Charlotte de limón y leche condensada con base de galletas




Elaboración paso a paso

Crema de limón y leche condensada

1. Troceamos las láminas de gelatina y las ponemos en un cuenco pequeño. Las cubrimos con la cantidad suficiente de zumo y las dejamos hidratar. Mientras ponemos a calentar en un cazo el resto del zumo. Cuando esté a punto de hervir, retiramos del fuego y añadimos la gelatina hidratada. Removemos para diluir bien.

2. Colocamos la mezcla anterior en un bol amplio y añadimos la leche condensada y la ralladura. Para que la mezcla de gelatina no enfríe de golpe, añadimos primero una cucharada sopera de leche condensada y removemos, después ya podemos añadir el resto. A continuación añadimos poco a poco y con movimientos envolventes el queso (que habremos batido ligeramente), hasta obtener una crema uniforme. Reservamos.

Base de galletas


1. Con una procesadora convertimos en polvo las galletas. Derretimos la mantequilla en el microondas y después mezclamos con las galletas. Reservamos.

Montaje de la tarta


1. En un plato hondo colocamos la leche y añadimos una cucharada sopera de la crema de limón para saborizarla. Mezclamos bien.
2. Sobre el soporte de nuestra tarta colocamos un aro de aproximadamente 16 cm. Cortamos una punta de los bizcochos para que se sostengan bien de pié y los vamos remojando por la cara que quedará en el interior de la tarta. Los vamos colocando bien pegados al aro, con la parte seca hacia afuera.
3. En el fondo, vertemos cuidadosamente 2/3 de las galletas para la base. Con el culo un vaso largo, presionamos para que quede compacto. Refrigeramos 15 minutos.



4. Rellenamos la tarta con la mitad de la crema y con una espátula la nivelamos. Entonces, ponemos encima el tercio de galletas que nos quedaban. En este caso, no queremos que queden compactas, simplemente servirán de separación y darán sabor, con lo que solo debemos preocuparnos de distribuirlas por igual por toda la superficie.
5. Vertemos cuidadosamente el resto de la crema y nivelamos de nuevo. Refrigeramos al menos cuatro horas.
6. Retiramos el aro con cuidado y decoramos. Yo la he decorado con unas fresas bañadas en chocolate (la receta aquí).



Charlotte de limón y leche condensada con base de galletas

Tía, felicidades y por muchos más!!


Besos,


Eva
Síguenos en tu red social favorita:



domingo, 18 de marzo de 2018

Patty Jamaicano o Jamaican beef Patties

Patty Jamaicano o Jamaican beef Patties

Las compañeras de Cocinas del mundo, hemos preparado este mes la maleta, de la mano de Teresa de Casa Tere y hemos viajado a Jamaica

Jamaica es una isla caribeña cuya capital es Kigston. Cuando dejó de ser propiedad española, pasó a ser colonia inglesa. Hace relativamente poco, en 1962, el país logró su independencia.

La cocina Jamaicana tiene influencias africanas, británicas, españolas y la asiáticas.


Patty Jamaicano o Jamaican beef Patties


Y que receta he traído yo del viajes? Pues una de las más típicas del país, ya que cuentan que el Patty (empanadillas) es a Jamaica, cómo la pizza a Italia. Se preparan con rellenos de lo más variados, pero siempre muy especiados, destacando el uso de curry. La masa contiene cúrcuma, lo que le confiere un color dorado característico.

Yo he elegido un relleno de carne (Jamaican beef patties) especiado, que hará las delicias de los amantes de las recetas picantitas. A los que no les guste tanto el picante, como es mi caso, también les van a gustar, debido a que no resulta excesivo.


Ingredientes Patty Jamaicano o Jamican beef Patties

Para la masa

- 500 gr. de harina
- 1 cucharadita de cúrcuma
- 1 cucharadita de té de sal
- 150 gr. de manteca a dados
- Agua fría (aproximadamente 150 ml.)
- 1 yema batida


Para el relleno

- 500 gr. de carne de ternera picada 
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 2 cebollas medianas picadas 
- 2 dientes de ajo picados
- 1 cucharadita de té de jengibre
- 1 cucharadita de té de pimienta negra
- 2 cucharaditas de curry
- 1 cucharadita de pimentón
- 2 tomates troceados muy pequeño




Patty Jamaicano o Jamaican beef Patties

Elaboración paso a paso

1. En un bol ponemos la harina tamizada, añadimos la sal y la cúrcuma y removemos. Adicionamos la manteca y con ayuda de los dedos formamos una mezcla arenosa. Vamos añadiendo cucharadas soperas de agua fría, amasando hasta que se nos ligue la masa y tenga una consistencia firme. Hacemos una bola con ella, y envuelta en plástico en film, la dejamos reposar una hora en la nevera.

Mientras, preparamos el relleno.

2. En una sartén amplia calentamos el aceite de oliva y sofreímos la carne bien en él. Añadimos las cebollas picadas y el ajo, y dejamos dorar. Incorporamos todas las especias y removemos para que se integren bien. Por último añadimos los tomates y dejamos cocinar unos minutos. Reservamos.

3. Estiramos la masa en el banco de trabajo ligeramente enharinado y cortamos círculos (nos podemos ayudar de un plato de aproximadamente 10 cm.), que colocaremos encima de una bandeja cubierta con papel de hornear. 

4. En el centro de cada círculo colocamos un par de cucharadas soperas de relleno, y doblamos por la mitad. Presionaremos bien los bordes  con un tenedor (si nos damos mucha maña, podemos intentar doblarlos) y pincharemos la superficie con el mismo tenedor para evitar que quede aire atrapado. Pintamos con la yema batida y horneamos aproximadamente 30-35 minutos a 200ºC (el horno debe calentarse con antelación), hasta que queden bien dorados.

Conservación: lo mejor es comerlas recién hechas. A mí me han salido 11 empanadillas de buen tamaño, y he congelado las que nos han sobrado. Cuando las descongele, lo haré a temperatura ambiente, dándoles después un golpe de horno.


Patty Jamaicano o Jamaican beef Patties


Os recuerdo por último, que el juego Cocinas del mundo, está organizado por los blogs, La cajita de Nieves y Elena Acibechería,  La cocina de MarCasa Tere y Cocina y Aficiones. Si queréis conocer un poco en que consiste podéis pinchar en el logo. 





Y si os apetece también un viaje culinario a Jamaica, aquí podéis ver las propuestas de todas las participantes.

Un beso,

Eva
Síguenos en tu red social favorita: